Onomatopeyas

enero 21, 2011 § Deja un comentario

Mientras que en chino, por ejemplo, es fundamental distinguir cuatro tonos (en algunos dialectos hasta ocho) para poder doblegar en significados todas las palabras (que son todas monosilábicas), en algunas lenguas de África llegan a hacer chasquidos con la lengua como parte integrante de idiomas, en las lenguas occidentales jugamos la entonación para formular preguntas, exclamaciones, sorpresas y toda gama de emociones.

La relación intrínseca entre sonido y significado, es tan antigua como el origen del lenguaje. Esto ha originado en todos los idiomas palabras de origen onomatopéyico. Por ejemplo, cuando en inglés existen verbos que expresan sonidos como “to ring”, “to buzz” (zumbar, en español también onomatopéyico),…

 Relacionado con los animales tanto en inglés como en español hay mayor correspondencia onomatopéyica:

to miaow = maullar                 to moo = mugir                    too neigh = relinchar

También el cuerpo humano emite sonidos propios conocidos por todos. Así surgieron tanto en inglés como en castellano términos como snore/roncarfart/pedo, chupar/suck…. 

Y por último, ¿quién no se ha quedado remoloneando en la cama un minuto tras otro mientras apretaba sin parar al botón de snooze. Clara referencia al sonido que hacemos al respirar cuando decidimos de nuevo echar una cabezadita.

Llorenç Garcia

Sorpréndete de nuestros precios

Anuncios

Etiquetado:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Onomatopeyas en La magia de la traducción.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: