“Traducir”, un término con pasado y futuro

julio 8, 2011 § Deja un comentario

traductor ingles pasado futuro traducitEl término tal como llega al castellano viene del latín “traducere”, que es un compuesto de “trans-“, que a su vez significa “de un lado a otro” (véase transmisión, transportar, transigente, transiberiano, traspasar, retrasar,…) y “ducere”, cuyo significado es “guiar” (conducir, seducir,…). Así que el significado original era el de guiar de un lado a otro ya que ésta es la misión del traductor: servir de puente de un idioma a otro.

Conviene resaltar que, asimismo, en latín nacieron muchos términos a partir de “ducere”. Como por ejemplo “dux” que era el comandante de las tropas militares en la Antigua Roma (por eso a Mussolini se le aclamaba como el “duce”) y, más tarde, llegó al castellano transformado en “duque” (título nobiliario que como tal designa a la persona con algún ilustre ancestro militar).

Aun así, intrépidos viajeros de la paleontología lingüística, si queréis todavía excavar en un origen más lejano del término tendremos que remontarnos a una lengua oscura y lejana llamada indoeuropea. El indoeuropeo es una gran lengua madre, como la matriarca de casi todos los idiomas de Europa (descontando lenguas aun más misteriosas como el vasco) y nacida al parecer en la India. Esta lengua es como una gran matriarca de la que salieron todas las lenguas latinas, germánicas, eslavas y otros grupos lingüísticos de Oriente Medio. El problema de todos estos idiomas extinguidos milenios ha es que sólo se ha podido hacer una reconstrucción a partir de todos los idiomas descendientes y de algún hallazgo arqueológico casual.

Pero a lo que nos atañe, nuestro “ducere” latino proviene de la raíz indoeuropea *deuk-“, que significa “guiar”. Casi, casi igual que en lenguas como en los derivados castellanos “-ducir”, o catalanes (“-duir”). Pero a veces en esta excursión por el tiempo la fisonomía del término puede trasfigurarse hasta ser casi imposible reconocerlo. Un ejemplo de esto es el alemán, donde utilizan el verbo “ziehen”, que significa tirar. Y este vocablo nació del protogermánico *teu-ha ” y que a su vez proviene del mencionado término indoeuropeo *deuk-“. Interesante, ¿verdad?

No muy lejos del significado original se encuentra el equivalente inglés “to translate”, que también viene del latín. Más concretamente del participio “translatus” (de “trans-” y “latus”, lado), que significa pasar de un lado a otro o, sencillamente, trasladar. Con un significado prácticamente igual al del inglés.

En conclusión, tanto el castellano como el inglés evidencian esta proverbial concepción de la traducción como puente entre diferentes idiomas. Como el elemento que ayuda a establecer lazos entre diferentes culturas y a facilitar el entendimiento mutuo. En este siglo XXI, en el que la globalización avanza a pasos agigantados (sin que por ello se puedan evitar algunas fricciones culturales), el papel del traductor adquiere un papel fundamental en medio de esta coyuntura histórica que exigirá grandes dosis de comprensión y tolerancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “Traducir”, un término con pasado y futuro en La magia de la traducción.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: